Teatro: IRA

el

http://www.reforma.com/cultura/articulo/659/1316318/default.asp?plazaconsulta=reforma
Trae 'IRA' a escena el perdón y el odio

La pieza escénica apuesta por una escenografía que alude al desastre.
Foto: Héctor García

La compañía TeatroSinParedes estrenan hoy pieza de Javier Malpica sobre el conflicto irlandés

Yanireth Israde

Ciudad de México (28 mayo 2012).- ¿Puede una persona perdonar al asesino de su padre? ¿Cabe la reconciliación? ¿Cómo se construye?.

La obra IRA. Suave lluvia para heraldos negros, que estrena el TeatroSinParedes, dinamita el escenario para indagar qué ocurre un día después, o años después, de la explosión de una bomba, real o simbólica.

Las alternativas no son muchas: quedan el odio o el perdón. La más común es la primera, por todo lo que se destruye, la segunda es excepcional.

La pieza escrita por Javier Malpica, con dirección de David Psalmon, abreva en hechos reales para presentar las dos caras de la moneda. Está por un lado el acercamiento entre el irlandés Patrick Magee y la inglesa Jo Berry. El primero, miembro del Irish Republican Army (IRA), pone una bomba para matar a la ministra británica Margaret Thatcher, pero otras son las víctimas, entre ellas el padre de Jane.

Ella se sobrepone a su odio y logra perdonarlo, incluso se convierten en amigos.

En el extremo opuesto se sitúan los Whitacker, cuyo hija Michelle desaparece tras caer en la familia una bomba -simbólica ésta- que la despedaza.

"Son dos historias que suceden de manera paralela y llevan a dos soluciones opuestas. En una situación aparentemente imposible de conciliar dos personas que tienen todo para ser enemigos y para odiarse logran encontrar el camino hacia la reconciliación, mientras que dos personas que deberían tener todo para amarse, una madre y un hijo, escogen el camino del odio y la intolerancia".

Si bien los puntos de partida son verídicos, el dramaturgo recrea las situaciones porque es una creación artística, aclara Psalmon.

"Hay elementos documentales, pero no pretende ser una obra documental. Se inspira en dos casos reales y construye finalmente una ficción, incluso se cambian los nombres de los personajes".

El dilema entre el perdón o el odio no es ajeno a México, aunque la situación apenas se atisba, como cuando el irlandés dice que las víctimas de la guerra son "daños colaterales", una frase del presidente Felipe Calderón.

"Cuando una propuesta es universal y no localista nos toca profundamente en los cuatro rincones del planeta. No hay en la obra una referencia directa a lo que sucede en México, pero está claro que para la situación histórica que vive el País la obra nos ofrece un espejo, un reflejo muy fuerte. ¿Qué vamos a hacer con tanto niño sicario? ¿que vamos a hacer con tanta juventud involucrada en la guerra del narco? ¿la arrestamos y encerramos por el resto de su vida o creemos que siempre se puede construir un camino hacia la reconciliación ? ¿Es posible encontrar otros métodos que no sean los del castigo tradicional? ¿Es posible?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s