1 way + güeyes

Que necedad de querer pasar dos sujetos al mismo tiempo, el conductor de la ruta(esto en Puebla) y un vendedor de elotes con su carrito, uno terco y el otro igual. Con los cambios de banquetas y calles que hace el gobierno poblano, entiéndase Moreno Valle et Cia, los semáforos en amarillo, no hay ni un maldito agente de tránsito y cada quien pasa como puede o cuando puede.

Después de quedar el susodicho carrito elotero frente al dizque transporte público, ninguno de los dos monos pudo avanzar. Y así inició una absurda discusión. El elotero se sube al estribo del bus a vociferar cuantas palabrotas sabe.

-ELOTERO: ¡Cabrón!, ¿Qué no ves que voy a pasar?
-CHOFER:¡ Quítate pendejo!
-ELOTERO: Bájate pinche puto.
-CHOFER: Ya cállate y déjame pasar mamador.
-ELOTERO: Bájate puto.
-CHOFER: Quítate y deja pasar pinche güey.
-ELOTERO: Bájate si eres tan machín.
-CHOFER: ¡Deja pasar!

El elotero se da la vuelta, frente al bus sigue gritando, al llegar a la no-nata-banqueta sigue con sus elocuencias de mal gusto, toma una piedra, y esta se impacta contra la ventanilla superior del lado del conductor.
¡CRASH!!!

-CHOFER: ¡Cabrón!
-SEÑORA GROSERA: ¡Vamos a partirle su madre, los hombres bájense! !A darle en toda!
-Señora 2: ¡Sí, los hombres que se bajen!
Señora 3: ¡Que lo persigan!

Mientras unos pasajeros se reían otros sólo miraban como se alejaba el elotero.
El chofer sólo se bajo frente al bus, atónito permaneció ahí, después de unos segundos intentó seguir al agresor, pero solo llegó a la banqueta en construcción.

-SEÑORA GROSERA: ¡Qué esperan los hombres, bájense a partirle su madre! ¿Dónde están los hombres aquí?
Silencio… risas.

-SEÑORA GROSERA: Si yo voy, ¿que tal si me deja ahí golpeada? ¿O si me viola? ¡Ay no!!!
Risas y carcajadas de pasajeros,
-SEÑORA GROSERA: Bueno, ¿por qué no? ¿Verdad?
-Todos riéndose.
-SEÑORA GROSERA: Imagínense, ¿qué tal si estoy embarazada? ¡Y de tres meses, pero de caca!, Ja, ja , ja, ja!
Más risas.

-SEÑORA GROSERA: ¡Vamos todos a partirle su madre a ese pinche puto! Los hombres que se bajen, ¡carajo! ¿Qué no hay?
En respuesta más risas.

Así se fue alejando el elotero con su carrito. El bus a media calle, y los autos atrás ya con claxon a todo lo que daba.
-CHOFER: Me voy a orillar, este canijo ya se peló.
Repentinamente pasó una patrulla, se acercó el chofer, un policía se bajó, y juntos se dirigieron por la famosa avenida poblana 5 de mayo. Minutos más tarde regresaron sin éxito.

-CHOFER: No, nada, se metió entre los callejones.
-SEÑORA GROSERA: ¡Ya ven, los que no se quisieron bajar, aun les da tiempo, hay que buscarlo y romperle toda su pinche jeta!
Risas.
-CHOFER: Pues, vámonos. A este ya no lo encontramos. Voy a pagar el vidrio.

Los que pretendían bajarse y abordar otro bus, retomaron sus lugares. El bus arrancó y los pasajeros siguieron comentando los hechos.

Pero ellos no tenían vela en ese entierro, el descuido del gobierno poblano de no poner un policía en esa esquina, en lugar de dejar el semáforo en un absurdo e intermitente amarillo desastroso.

Y la terquedad de dos entes, que no entienden que dos puercos, quiero decir cuerpos, no pueden ocupar el mismo espacio. Y si a las pequeñas normas de civismo nos remetimos, el peatón puede cruzar si no hubiese un tipo tonto que por pensar que va en un auto grande pude pasar sin fijarse y tener alguna consideración, que chula es Puebla y más sus habitantes.
Raulgb

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. tebiespecial dice:

    AHAHHA cabrones .. :coffee:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s